Actions

Introducción

From The Spaghetti Western Database

Bienvenido a nuestro ARTÍCULO DE INTRODUCCION AL SPAGHETTI WESTERN. Si el tema es nuevo para usted, por qué no empezan aquí con la lectura y luego exploran el género por sí mismo en toda su diversidad.

Sidebar27.jpg

Sidebar8.jpg

Sidebar14.jpg

Sidebar3b.jpg

Sidebar19.jpg

Sidebar5.jpg

Sidebar11.jpg

Sidebar18.jpg

Sidebar2.jpg

Sidebar10.jpg

Sidebar9.jpg

Sidebar1.jpg

¿Qué es un spaghetti western?

El spaghetti western nació en la primera mitad de los años sesenta y se prolongó hasta la segunda mitad de los años setenta. Debe su nombre al hecho de que la mayoría de ellos fueron dirigidos y producidos por italianos, a menudo en colaboración con otros países europeos, especialmente España y Alemania. El nombre de spaghetti originalmente era un término despectivo, otorgado por los críticos extranjeros de estas películas porque pensaban que eran inferiores a los westerns americanos. La mayoría de las películas fueron hechas con bajos presupuestos, pero algunas lograron ser innovadoras y artísticas, aunque en su momento no obtuvieron un gran reconocimiento, incluso en Europa. En los años ochenta la reputación del género creció y hoy en día el término ya no se usa despectivamente, aunque algunos italianos todavía prefieren llamar a las películas western all’italiana (estilo western italiano). En Japón se les llama Macaroni westerns y en Alemania Italowestern.

¿Qué tiene de especial?

A menudo se cree que el género surgió como respuesta al enorme éxito de "Por un puñado de dólares" (1964, Sergio Leone), una adaptación de una película japonesa de samurais llamada "Yojimbo" (Akira Kurosawa, 1961). Pero un puñado de westerns se hicieron en Italia antes de que Leone redefiniera el género, y los italianos no fueron los primeros en hacer westerns en Europa en los años sesenta. En Alemania una serie de westerns inmensamente exitoso basado en las obras de Karl May se había producido, y el primer western europeo que había al menos algunos de los ingredientes necesarios para ser llamado un 'spaghetti western', se hizo sin la aportación italiana, siendo uno británico-español de coproducción: "Los cañones Savage" (Michael Carreras, 1962).

Pero seguro que es Sergio Leone quien define el aspecto y la actitud del género con su primer western y los dos que pronto habrían de seguirles: "La muerte tenía un precio" (1965) y "El bueno, el malo y el feo" (1966). En conjunto, estas películas se llaman "La trilogía de dólar". El western de Leone era una tierra polvorienta de pueblos blancos, vientos huracanados, perros escuálidos y héroes cínicos, sin afeitar como los villanos.

Las tres películas fueron orquestadas por Ennio Morricone, y su música era tan inusual como visual Leone: no sólo se utilizan instrumentos como la trompeta, el arpa o la guitarra eléctrica, también agregó silbato, látigos y disparos en la mezcla, que se describe por un crítico como una "serpiente de cascabel en una batería. Morricone llegando a marcar más de 30 westerns italianos y fue un factor clave en el éxito del género.

En general, los spaghetti westerns están más orientados a la acción que sus homólogos estadounidenses. El diálogo es escaso y algunos críticos han señalado que se construyen como óperas, utilizando la música como ingrediente ilustrativo de la narración. Para la mentalida de aquellos años muchos spaghetti westerns eran muy violentos, y varios de ellos tuvieron muchos problemas de censura, haciendo que fueran cortados sus escenas mas duras, o incluso prohibidos en determinados mercados. Muchos de los spaghetti westerns están ambientados en la frontera estadounidense-mexicana y cuentan con bandidos mexicanos siempre hablando a gritos. La Guerra Civil y sus consecuencias era también un tema recurrente. En lugar de los nombres habituales como Will Kane o Ethan Edwards, los héroes a menudo tienen nombres extraños como Ringo, Sartana, Sabata, Johnny Oro, Arizona Colt o Django. El género es sin lugar a dudas un género católico (algunos otros nombres en uso son Aleluya, Cementerio, Agua Bendita Trinidad o Joe!), con un estilo visual muy influido por la iconografía católica de, por ejemplo, la crucifixión, la última cena o similares. El surrealista y extravagante "Django Kill!" (Se sei vivo, Spara, 1967), de Giulio Questi, un antiguo ayudante de Federico Fellini (!), tiene un héroe resucitado que es testigo de un reflejo del Día del Juicio, en una polvorienta ciudad del oeste.

Las escenas al aire libre de muchos spaghetti westerns, especialmente aquellos con un presupuesto relativamente alto, fueron muchas rodadas en España, en particular en el desierto de Tabernas de Almería (Andalucía), en Colmenar Viejo y Hoyo de Manzanares (Madrid). En Italia, la provincia de Lazio (los alrededores de Roma), fue un lugar favorito. Algunos spaghetti westerns se rodaron en los Alpes, el norte de África o Israel. Las escenas interiores fueron rodadas por lo general en las ciudades "del oeste" de los estudios romanos de Cinecittà o Elios. Los estudios Elios también tuvo un "pueblo mexicano" junto al pueblo "del Oeste".

Resumen de la historia

# Orígenes

El Lejano Oeste siempre ha sido popular en Italia. Algunos western italianos se habían rodado durante la Segunda Guerra Mundial, cuando el gobierno fascista excluyó los westerns americanos de los cines italianos, por ejemplo uno de ellos fué "Il Fanciullo del West" (1942), de Giorgio Ferroni (que ejercerá la dirección de algunos spaghettis durante el apogeo del género). En los años sesenta la ausencia de los westerns americanos en los cines europeos tenía otra razón: algunos de los directores más importantes del género como John Ford y Anthony Mann habían pasado su mejor momento y el género había sido trasladado a la televisión. Las películas de Karl May había creado un contexto cultural y financiero a la producción a gran escala de películas del oeste de Europa. Los primeros ejemplos de western italiano producido en los años sesenta parecían más o menos como serie B, con el reparto y el equipo técnico escondido detrás de seudónimos norteamerianos de resonancia. Por un puñado de dolares, de Leone, se produjo simultáneamente con Las Pistolas no discuten, de Mario Caiano. Aunque Leone redefinido el género del oeste, Caiano contó una historia clásica del oeste sobre el sheriff Pat Garret, y donde contrató a un actor mayor de América (Rod Cameron), Leone optó por un actor de televisión joven llamado Clint Eastwood. Con el género todavía en su infancia, la mayoría de películas producidas en el año de transición de 1965 eran inicialmente basadas en los esquemas clásicos de los westerns norteamericanos, pero con influencias italianas, como las películas de Duccio Tessari de Ringo, Una pistola para Ringo y El retorno de Ringo, con Giuliano Gemma, la primera estrella mega italiana del género. Leone todavía había firmado la versión internacional de Por un puñado de dólares con el seudónimo de Bob Robertson. El primer italiano que firmó un spaghetti western con su propio nombre sería Sergio Corbucci para Minnesota Clay (1965).

# Los Años de Gloria: 1966 - 1968

En este breve período se hicieron la mayoría de las películas que se han convertido en clásicos. En 1966 Leone hizo "El bueno, el malo y el feo", comúnmente considerado como el spaghetti western por excelencia, y ahora considerado por muchos como el mejor western jamás creado. Otro hito fue la pionera Django de Sergio Corbucci (a menudo llamado "el otro Sergio"), que se convirtieron en el prototipo de las historias de venganzas, y dio lugar a numerosas películas con Django en el título. En 1968 estos dos directores del género rodaron dos obras maestras indiscutibles: Leone hizo el legendario Hasta que llegó su hora, para atraer la atención de los llamados críticos "serios" del Oeste, y Corbucci hizo la devastadora El Gran Silencio , que fue rodada enteramente en la nieve y revolucionó casi todos los géneros convencionales, entre ellos el manido topico de que en una película de vaqueros el bueno siempre gana.

Otro director de la época dorada del género es Sergio Sollimael tercer Sergio '), el más intelectual y políticamente comprometido de todos los directores de los spaghetti westerns. Su El halcón y la presa (La Resa dei Conti, 1966), con Lee Van Cleef, que también había aparecido en dos de las tres películas del dólar, es una historia sobre la lucha de clases, así como una deconstrucción de la mitología de la ley, en defensa del pistolero . Cara a cara (1967) es la historia de un profesor de la universidad de Nueva Inglaterra, que viaja hacia el sur y descubre sus instintos violentos cuando es secuestrado por un bandido. El profesor es interpretado por Gian Maria Volonté, otro veterano de los westerns de Leone, mientras que el bandido es interpretado por el actor cubano-estadounidense Tomás Milian.

Volonté también apareció en Yo soy la Revolución! (Quién sabe? 1966-Damiano Damiani), una película que marcó la pauta para una serie de westerns políticos establecidos en México durante la revolución mexicana, el llamado Zapata Westerns (ocasionalmente llamado "Tortilla westerns»). Tomas Milian aparece en muchos de estos Zapata westerns, siempre como un peón agricultor mexicano convertido en revolucionario. En sus propias palabras se convirtió en un «símbolo de la pobreza y la revolución". Situado en México, y filmada en un estilo barroco, los Zapata westerns, sin embargo, parecía indicar que a los europeos les preocupaba más la politica que a los americanos (del Norte o Sudamerica). En los años sesenta las ideas marxistas fueron muy extendida entre los intelectuales europeos, sobre todo en los países mediterráneos, y el western Zapata parecía reflejar las ideas revolucionarias que vivían entre ellos. Siendo más sofisticado e intelectual que la mayoría de los spaghetti westerns "normales", el Zapata western eran más populares entre los estudiantes. Pero fueron también muy populares entre el público del tercer mundo. Entre los mejores Zapata están Tepepa de Gulio Petroni y El mercenario (Salario para matar) de Sergio Corbucci (ambas estrenadas en 1968).

1969 registró un descenso en el número de eurowesterns producidos, y una tendencia a la parodia del género, ya vistas en el año anterior, se hizo más evidente, especialmente en las películas de Sartana, a menudo llamadas la respuesta de los spaghetti western a las películas de James Bond.

# Período de la comedia

En 1970 Enzo Barboni, que había sido director de fotografía para el film de Corbucci Django, hizo Le llamaban Trinidad. Lo que había sido la parodia se había convertido en slapstick (un tipo de comedia exagerada) y la película se convirtió en un éxito rotundo en todo el mundo. También marcó el comienzo de una nueva época de oro, quizás no para el spaghetti western, si para al menos la industria del cine italiano. Numerosos westerns de comedias se produjeron y los actores Terence Hill y Bud Spencer se convirtieron en estrellas internacionales. En general los aficionados del género del western spaghetti no son tan aficionados a este tipo de comedias, pero las películas de Trinidad son muy divertido y la continuación de la primera, Le seguían llamando Trinidad, fue el más exitoso de los eurowesterns en su estreno. Mi nombre es Ninguno, dirigida por Tonino Valerii (supervisado por Leone), entre serio y cómico, nos describe el fin del western. Algunas de las películas eran fusiones del spaghetti y películas de artes marciales de Hong Kong, por lo general con una estrella de la lucha colocada en el lejano oeste, pero ninguna de estas películas se convirtieron en verdaderos clásicos. Aunque dominado por los westerns de comedia, algunos westerns más serio se produjeron también en la primera mitad de los años setenta, como por ejemplo Compañeros de Corbucci, una especie de secuela de su Salario para matar (1968), mientras que Leone hizo !Agachate maldito! (1971), que fue una propuesta algo diferente de los spaghetti westerns políticos.

# Crepúsculo

Cuando todo parecía terminado, el género tuvo su auge con la última llamada del spaghetti "crepuscular", ya realmente muerto, pero más elegante y melancólico que nunca, glorificando tanto el fin del spaghetti, como la decadencia de la industria italiana de las películas de género. Las películas fueron rodado en parte en las - para entonces destartaladas - ciudades del oeste de los estudios romanos donde se habían producido docenas de westerns cada año en la década anterior. Dos de los mejores spaghettis de esa época son California de Michele Lupo, con Giuliano Gemma, de las primeras y más grandes estrellas italianas del género, y Keoma, realizado por el prolífico director Enzo G. Castellari, y protagonizada por Franco Nero, quien había protagonizado Django una década antes.

Hoy

Una nueva generación de cineastas, encabezada por Quentin Tarantino y Robert Rodríguez, han vuelto a descubrir y abrazar el género, introducciendo elementos de la historia del spaghetti en sus propios guiones y el desarrollo de un estilo visual que está influenciado por los maestros italianos de los años sesenta. Al mismo tiempo, los directores veteranos como Martin Scorsese, Steven Spielberg y Clint Eastwood, por supuesto, han confirmado su gran admiración por Sergio Leone, que ahora es reconocido universalmente como uno de los creadores del cine más grande que jamás haya vivido. Ennio Morricone recibió un premio honorario de la Academia en 2007, "por su magnífica y multifacética contribuciones al arte de la música de cine". Clint Eastwood estaba a su lado en la ceremonia. Ambos hombres se habían reunido dos días antes, por primera vez en 40 años, en una recepción. La llegada del DVD ha significado mucho para el género también. Por primera vez las nuevas generaciones pueden ver esas películas en su belleza panorámica completa, y aunque todavía hay muchos títulos pendientes, las películas más importantes ya están disponibles en DVD.


Siguientes pasos: nuestro Top 20, Alternative Top 20 y los Staff favorites para seguir conociendo el spaghetti con información adicional.


--de Scherpschutter & Lindberg (texto ingles)

-- Traducido por Julio Alberto.

Donate